domingo, 30 de septiembre de 2012

Me llaman el desaparecido

Bueeeeeeeeeenas... o malas, qué sé yo.

Como he estado desaparecido vengo a disculparme. Pero no contigo, que lees esto porque te da la gana, sino que debería disculparme más conmigo mismo por no haberme querido un poco más y haber seguido con este proyectillo, ni haber seguido escribiendo.

Tengo todo abandonado. Desde el contacto social (al menos no he llegado al nivel de esconderme al ver humanos, sigo siendo capaz de salir de casa XD) hasta proyectos como seguir escribiendo, cambiar algunas cosas del blog para dejarlo más aparente, que diría una compañera de estudios, y cambiar otras cosas para que sigan igual pero con un código infernal que se me había ocurrido hacer.

Como penitencia mañana o dentro de un rato, según me dé, publicaré un resumen con mis peripecias médicas, esas que han hecho que "depresión" suene alegre en mi vida porque lo que yo tengo es la versión Supersayan nivel ciento uno de una depresión.

En fin, podría prometer no abandonar todo como hasta ahora, pero qué coño, como mucho me prometeré intentar intentarlo.

Un abrazo y si te place vuelve, si no mira siempre debajo de la cama antes de ir a dormir MWAJAJAJAJA!