martes, 2 de octubre de 2012

Soy un zombie, dame tu cerebro

Yo nací con una inmunodeficiencia.

He visitado más servicios médicos de los que me gustaría conocer y por más motivos que los que podría enumerar. He estado muy enfermo varias veces, he pasado por quirófano, en otra ocasión me extrajeron ganglios linfáticos y en mi vida casi la única constante ha sido el resfriado/catarro permanente y el dolor.

Hasta ahí todo raro. Sé que la expresión suele ser «hasta ahí todo normal», pero no en mi caso.

No ha sido hasta hace poco, cuando me di cuenta de lo mal que me sentaba la leche, que todo comenzó. Fue por casualidad, fue porque mi querida Zie me acompañó al médico de cabecera, fue... raro. Mi médico de cabecera me dio la solución perfecta a mi intolerancia a la lactosa: no tomar lácteos. Él se quedó tan ancho (que además era rellenito el hombre) y yo feliz de la vida de que no me mandara al hospital a Gastroenterología.

No habrá nadie que sin ver la mirada que nos dedicó Zie comprenda el significado de la palabra pavor. Casi tartamudeando el buen doctor dijo que me daba cita para el servicio de digestivo. «Mierda», pensé y, efectivamente, la mierda empezó a llover sobre mí cual ducha de diarrea.

Horas perdidas en salas de espera, análisis de sangre que más parecían sangrías, una gastroscopia y me dicen que no tengo inmunoglobulina A... Joder... Más horas, más sangría (pero no de la fresquita), pruebas de alergias... «Oye, que tú no tienes ninguna inmunoglobulina»... Joder... Por lo menos no tengo alergias. «Pues nada, ¿eh? Que de Ponferrada te vas a León a ver qué te dice el inmunólogo». Joder... TAC, más sangría (y de la que hace pupa, no la que te “alegra”), hacer caca en frascos, más horas y encima viajes... Joder...

Y ahora el gran final: ¿que me dicen las dos personas doctoradas y simpáticas (sin sarcasmos, son mú majos)?

  1. respuesta: «Estás hecho fosfatina»;
  2. respuesta: «Pues no sé cómo has vivido tanto, toda la vida sin tratamiento» (no, si yo es que estoy muerto, pero aún no lo he asimilado, no te jode).

Ah, y el bonus track: todo lo que me han descubierto:

  • fibrosis pulmonar
  • esplenomegalia
  • TODOS los ganglios linfáticos inflamados
  • hernia de hiato
  • infección intestinal (ya eliminada, se supone)
  • que mi constante catarro, mocos a kilos y de color verde radioactivo NO es infección
  • que a mis articulaciones doloridas y crujientes lo que tienen es demasiada elasticidad, que practique danza (no te jode, yo vuelvo a Choy Lee Fut) y paracetamol para el dolor
  • y más cosas que ya sabía que tenía o que ahora no recuerdo o no quiero recordar...

¿Y ahora qué?, os preguntaréis. Pues ahora ajo, agua y resina, que se decía cuando yo era más pequeño (sigo siendo un chiquitín en realidad). Ahora que me den por el culo... y me gustaría que fuese de forma figurada, pero en algún momento acabaré sometido bajo el tentáculo artificial de una colonoscopia cual personaje de un hentai malucho. Y lo peor es que no sé si eso es lo peor que me depara el futuro. Entre tanto todos los meses me tienen que chutar inmunoglobulinas a gogó y preguntarme siempre si noto mejoría, a lo que sólo puedo responder que no y aguantarme las ganas de mandarlos a todos ar carajo.

Ya puestos sólo me falta ir a un psicólogo para que me diga lo jodido que estoy de la mente, por si lo del cuerpo me había dejado con ganas de más, ya tú sabeh.

3 comentarios:

  1. Estás hecho mierda tio... Lo de las Inmunoglobinas depende bastante de eso de que te saquen los ganglios, te lo dejo como detalle.

    Y agrégame al SKype, te dejo un privi por tuiter jiji

    ResponderEliminar
  2. Pobre Ziki DD:!
    Yo te quiero igual aunque seas un zombie, pero me temo que cerebro no te puedo dar que ando escasa ):

    Que te pongas bueno e.é
    Muacks :$

    ResponderEliminar
  3. Si ya lo decíamos todos, tu nombre de super héroe ya hace que seas inmortal, debiste decírselo a quiénes se extrañaron de que siguieras con vida.

    ResponderEliminar